jueves, 23 de febrero de 2012

LA DAMA DE HIERRO ¿FUNDIDO?



No me gusta el enfoque en absoluto. Esa es la impresión que me queda al terminar de ver la ultima película de la grande entre las grandes, Meryl Streep. Sentimientos encontrados es lo que aparecen, tras ver una película de sobremesa con una de las mejores actuaciones de todos los tiempos, a cargo de la ya nombrada actriz. ¿Cómo te quedas? Pues con un sabor agridulce, por ver todo lo que se podia haber hecho y no se hizo.

Una mujer como la “DAMA DE HIERRO” es más que el recuerdo de una señora mayor, enferma… Merece una película propia, no una serie de flashes del pasado. Puede incluso dar la sensación de alucinación, de delirio, cuando en realidad fue una dama de armas tomar, segura de si misma, temida en muchas ocasiones, con una personalidad y seguridad arroladores. No creo que se deba recordar a esta histórica mujer nada más por su etapa final, afectada por una cruel enfermedad. La mujer a la que no tembló el pulso para firmar el papel que dio comienzo a la Guerra de las Malvinas, merece más que recuerdos. Ya no entro a juzgar su política, sus actos, pero si es cierto que fue una mujer que cambió el curso de la historia de su país, la primera mujer en conseguir el cargo de Primer Ministro en Inglaterra.

Entre otras cosas me llamó la atención una ridícula escena de la Margaret anciana, enferma, sentada en el suelo poniendo DVD´s cual adolescente. ¿En algunas escenas no puede casi ni caminar y en otras puede tirarse a las largas sobre la alfombra para ver la televisión? Hay cosas que no cuadran por mucho que la actuación de la actriz sea sublime.

Pero animo a verla solo por disfrutar durante una hora y media de la prodigiosa magia de Meryl.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada